por la ciudad

por la ciudad

 Los días de verano me recuerda varias cosas, cosas que me trae una sonrisa a los labios y una pregunta que zumba fuerte en mi mente: ¿Si hubiera hecho esto, que hubiera pasado? La verdad es que me recuerdan estos días a mi primeras ilusiones, mis sueños de pequeño, los amores platónicos… en fin cosas del verano, vienen van y nunca sabes si lo volverás a ver de nuevo…

A veces sigo sin entender que  estas cosas, tal vez nunca sucedieron porque lo quiso así eso que llamamos los mortales destino o me gano el miedo a lo desconocido y ver el mundo de otra forma diferente 

Estos días tan soleados me recuerdan la  academia Trilce y como la gente de todos lados de Lima la gris se empujaban para entrar y en medio de ese tumulto indiferente y sin sentido vi mi primer amor platónico, si solo la mire y suspire lentamente, luego desapareció… me dije -Ya no la volveré a ver- pero todo lo contrario estaba en mi mismo salón el 101,  recuerdo que me senté aturdido y sonrojado junto a ella, ella solo atino a mirarme… quería decirle algo pero no me salían palabras lo único que hice fue al terminar la clase averiguar por cuanto medio posible quien era… nadie me daba razón y yo no sabia como iniciarle la conversación…

Pasaron los días y me comentaron quien era, hasta ahora recuerdo su nombre  Tatiana Rodríguez Valcárcel , era bonita tenia unos hermosos ojos color castaño, una cabellera lacia del mismo color, cuando sonreía tenia una gracia sin igual…aun me causa una sensación de alegría solo de pensarla…

Los días pasaron mis amigos me dijeron que me lance que nada tenia que perder, incluso algunos me dijeron que me quería conocer… yo solo me ocultaba entre la gente, siguieron pasando los días comenzaron los exámenes de admisión…. Una mañana de febrero me había decido a todo pero  ya no la vi, la busque y me dije mañana volverá, pero no fue así y seguí esperando y esperando… hasta que no pude mas pregunte sobre su paradero y uno de sus amigos me dijo: Que no sabes ella ingreso a la Universidad San Martín, a la facultad de odontología…. En ese momento se me partió el alma en dos ya no tenia que esperar ni que decir…

La volví a ver terminando el curso: yo cruzaba la avenida Arequipa y ella salía de la academia, la mire por última vez y ella también me miro, luego el tráfico la borro y la perdió entre las venas de esta ciudad.

 Ya son dos años desde que salí de la Academia, aprendí que las miradas dicen mas que las palabras y espero que así sea, por  se que algún día la volveré a ver por que este mundo es pequeño,  se que ese día llegara y por fin podré decir todo lo que no puede en ese verano….

aun en mis sueños

aun en mis sueños

 
Anuncios