Lo he decidido , pasare lo que resta del verano en mi casa… alisto mi mochila y espero el bus que me llevara a mi casa algo de 98 Km al sur de Lima que es un pequeño balneario se llama Mala; la verdad es que Lima me aburre de una manera espeluznate es un monstruo de cemento indiferente a tus problemas y a lo que sientes. …  mala

Llego a Mala despues de 1 hora y media de viaje; algo cansado pero con felicidad, camino por las calles pero ya no son las mismas; no son aquellas que tenian casas de comienzos de siglo, todo lo han derrumbado despues del terremoto del 15 de agosto..  sigo caminando y llego a mi casa mi calle , barrio ya no es lo mismo ya no estan mis viejos amigos con aquellos que compartia todo en mi infancia,  voy a la cancha de futbol a jugar pero no es igual no hay nadie conocido.. solo un grupo de extraños que juegan ahi…. Regreso destrozado a mi casa, en el camino me encuentro mas gente extraña: niños con sus mejillas chaposas jugando en la calles, personas que nunca habia visto en mi vida… todos ellos de aspecto rural, gente que baja de sus pueblos originarios, gente que migra por un futuro mejor…

Pareciera que todo esta destinado a cambiar,  pero ha cambiado tan rapido que ya no queda nada o casi nada de lo que yo vivi, hoy esta gente ya no cree en lo que me contaban…

Pero fuera de eso me siento a gusto en mi casa, a partir de estos dias saldre a pasear como antes, me ire a los cerros, a los campos, vagare sin rumbo por el valle, manejare bicicleta por la noche y como no ir a la playa asi que a disfrutar tranquilo, soy un errante eso no hay duda  y me gusta serlo asi no hago daño a nadie

Anuncios