Bar Queirolo
Bar Queirolo

Una de las calles mas conocidas del centro de Lima, es el famoso jirón Quilca, cerca de la no menos Plaza San Martín reducto y uno de los pocos bastiones de libros antiguos, antigüedades,  de música rock,  punk, subterráneo y metal;  hogar de la bohemia limeña  representado por el histórico bar Queirolo: refugio de escritores, pintores y artistas.  El orden publico ha mejorado enormemente gracias a la municipalidad  a comparación de años anteriores, se ha erradicado en gran parte la delincuencia (aunque todavía es peligroso pasar muy de noche por esta calle) y la prostitución que habían dominado este lugar durante años…

 Además es un boulevard de  cultura, con ofertas increíbles en las que incluso se pueden encontrar numerosos objetos originales muy valorados en el mercado de antigüedades: libros (puedo dar fe que entre los libreros mas viejos tienen libros españoles, mexicanos , argentinos, italianos y  alemanes hasta de principios de siglo XX), revistas  de colección (de editoriales como Ospring Militare, Anesa, entre otras), juguetes (todavía en sus vitrinas se ven  soldaditos de plomo), fotos de época, discos de vinilo (llegue a ver uno de Soda Stereo), condecoraciones ( una de las cosas que mas me sorprendió es que vi una cruz de hierro), periódicos de época (he leído El Comercio y semanarios de otras capitales de Sudamérica de hace 70 años ) …..El Jr. Quilca puede que se le llame en si un lugar sacado de otro mundo, casi de ensueño en las cuales todavía puedes leer los periódicos de hace medio siglo antes, escuchar por la calles la música de Edith Piaf,  pasando por los Ramones, Leuzemia…

Comencé a frecuentar esta calle por mi afición a los libros y a la música, con el tiempo le encontré un gusto interminable en pasar horas hablando con los libreros, leyendo en sus puestos, comprando alguna vieja revista y siento que a veces una parte de lo que llaman alma se queda en esa calle en medio de toda esas antigüedades que esperan un destino mejor, un despertar que los saque del olvido… y es verdad uno no sabe que pueda encontrar en esas correrías entre esos puestos, pues es solo cuestión de buscar ….

Anuncios