ella se desperto subitamente, se arreglo y salio hacia la estacion

Llego a su casa muy entrada la noche, en verdad la reunion a la que asistio fue realmente un exito, habia sido recomendado para practicar en un de los mejores staff de abogados de la ciudad y por si fuera poco conseguir el telefono de una de las anfitrionas que amenizaban el evento, Abrio la puerta lentamente y subio sigilosamente las escaleras. Ya en su cuarto, prendio su lampara y se echo a su cama, mientras ojeaba unas revistas lentamente se quedo dormido….

Se desperto por que el sol le alumbraba su cara, trato de cerrar las persianas pero su cuarto no era su cuarto, ni su cama era su cama; lentamente viro su cuerpo torpemente hacia la izquierda y ropezo con ella; él nunca la habia visto en su vida, le era extraña y familiar a la vez; su cabello era largo y ondulado, su piel morena y bronceada acaso por el sol mediterraneo; su sonrisa disimulaba sus senos pequeños que ondeaban entre las sabanas, pero por una rara sensacion se sentia seguro, un calor le inundaba y en su cara se formaba una expresion de rara alegria….

Ella de igual modo se sentia desconcentrada y tranquila a la vez, sabia que el no era ningun conocido pero sentia una seguridad al estar con él, a su lado estaba un desconocido de expresion serena y timida, de piel palida como la luz de la luna, pero lo que mas le extrañaba eran sus ojos de color marron oscuro, transmitian una tristeza que recien se amainaba..

Él quiso decir algo pero ella le retuvo, poniendole el dedo entre sus labios susurrandole despacio:….. Y sin embargo yo no te conozco, pero hay algo en ti que me lleva a confiar en ti y decirle al tiempo que se detenga y que este momento sea eterno…¿Sientes tu lo mismo? le pregunto ella a su desconocido amante, el asintio lentamente con la cabeza  y la cogio entre sus brazos…. ambos cerraron lentamente los ojos con una complice sonrisa en los labios…

Se desperto de madrugada, su cuerto era su cuarto, su cama era su cama; el ruido de la calle lo habia despertado y se pregunto si aquello que habia experimentado era real, se rio dulcemente y se dijo asi mismo: “Los sueños, sueños son y si no es asi entonces se que algun dia la encontrare”…

En otro lugar lejos de ahi, el reloj marcaba las 9:00 a.m.; ella se desperto subitamente, se arreglo y salio hacia la estacion; ya en el tren se puso a recordar lo que soño y un brillo se apodero de sus ojos, se sonrio asi mismo y se dijo: “Algun dia te encontrare y ya no nos amaremos solo en sueños…”

Anuncios