Capitulo I

Pero usted esta loco no, es decir me entiende ¿Como va a comprar esa casa?, si se esta cayendo a pedazos es una podredumbre de quincha, adobe y madera, en resumidas cuentas, una gran mierda, una grandísima mierda como el centro de Lima, pero es su problema yo me limito a advertirle, tampoco es mi responsabilidad pues usted es el interesado; de esa forma le advirtió el viejo impacientemente mientras lo atendía en su despacho en el pleno corazón de Miraflores.

El hombre le respondió sus motivos por el cual esta interesado en el inmueble, trato de convencerle de su misterio y el estilo de esa casa, la subjetividad en la que se hallaba y las condiciones del contrato….

 El viejo no entendió lo que el hombre quiso decirle, quizás por el alcohol, quizás por el tiempo que le quitaba y solo se limito a decir:

Como quiera, la casa es suya; pero debo advertirle que hace algún tiempo el inmueble fue invadido por fumones y otras lacras sociales, el municipio tuvo que hacer un gran esfuerzo para echarlos como los perros que son, después de una pausa agrego ¿Los documentos están listos, quiere usted firmarlos?

El hombre lo miro socarronamente y respondió: Excelente negocio e hizo una pausa para firmar los documentos y luego pregunto ¿Cuando puedo tener posesión de ella?

El viejo suspiro y le respondió: si usted quiere desde ahora, a lo que a mi me compete el asunto esta cerrado, a partir de ahora solo me interesa que cumpla con las cuotas acordadas en el contrato de compra y venta, que tenga buen día.

El hombre se puso de pie y le estrecho la mano, luego se paro y salio del despacho.

Ya afuera, camino dos cuadras hacia abajo y entro al estacionamiento, pregunto por su automóvil y pago la cuenta respectiva, a la salida de aquel lugar triste y gris, saco de sus bolsillos un billete de 10 soles y se lo dio como propina al empleado, que ni corto ni perezoso lo guardo en el bolsillo de su camisa.

Ya en la Vía Expresa se puso a recordar la primera expresión que sintió por aquella gran casa de mierda- como a ella se refirió el viejo- y el porque hizo toda esa odisea y búsqueda de tanto registro para dar con un dueño que ni siquiera sabia que era de su propiedad… Aquí corto la hilación del relato  para ayudar al lector a entender en parte a nuestro personaje, por lo cual expondré brevemente los motivos por el cual a veces nos sentimos atraídos por algo de manera sobrenatural y nos fuerza a unirnos a ella de una forma u otra y en parte para ayudar a nuestro amigo a que atraviese las caóticas calles de Lima, con sus 8,5 millones de habitantes, 4 millones de carros, su equivalentes en combis asesinas y muchos miles de millones de motivos a las cuales estas 8,5 millones de personas se unen a ella y crean un monstruo deforme, que desde el espacio no parecería una ciudad, sino  un grandísimo campo de concentración que abarca desde la orilla del mar en la cual van todos los desagües y coliformes fecales de esta hasta la punta del cerro mas alejado en la cual impera la chicha y la informalidad

Después de una pequeña pero útil información a grandes rasgos de Lima, continuo con los motivos de nuestro Robinsón Crusoe urbano por la cual  Eligio tal casa y en cierta forma ella a el. Cuando hablamos de motivos muchos de nosotros pensamos en razones, en la lógica con la cual hacemos funcionar nuestro cerebro para darnos cuenta que ella muchas veces nos miente y nos trata de confundir, por que en verdad las cosas hay que mirarlas también con lo que los románticos llamarían “el corazón”,  por que el ser humano o mejor dicho los pocos que obtienen ese rango de llamarse “ser humano”, entenderían si te dicen aquella casa tiene un hermoso balcón, altas paredes deterioradas por el tiempo y la inclemencia del hombre, con un patio pequeño pero con unos solitarios y tal vez meados rosales, que tratan de supervivir a su pronto exterminio, mientras afuera se descascaran eternamente pedazos de la pared y amenazan a las bisagras de las puertas a una lenta oxidación ellos te dirían, es algo triste y hermoso que puede salvarse si ponemos interés en ayudarlo, el resto de las personas ”antihumanas” no lo harían, simplemente por que todo lo expuesto sobre esa casa le pareció floro barato y una gran estupidez para preguntarnos abruptamente ¿No tengo tiempo para tonterías, de una vez por todas di cuanto te costo?, simplemente le diremos  que fueron 40 mil dólares al cambio vigente, y ellos nos responderían: Pídele que te cancele el contrato y te devuelva el dinero, es una grandísima mierda lo que te han vendido…

Así es el mundo, pocos pueden ver más allá de las cosas y sin embargo los pocos que lo hacen son discriminados, alejados por que los consideran más peligrosos que un desadaptado social, pues simplemente son unos locos peligrosos que dañan el cerebro y el sentir de las personas. Nuestro héroe -o antihéroe- como quieran usted nombrarlo es uno de estos subjetivistas, que no pueden con su genio y siempre paran con un café en las manos mirando las calles de una ciudad como Lima que contando el dinero de su sueldo en el banco…

Pienso que con todo esto ya le dimos demasiado tiempo a “el hombre” para que llegue a su aun departamento de soltero, el cual comparte con su hermano y tratar de aclarar su situación…

Anuncios