You are currently browsing the monthly archive for marzo 2013.

Era necesario aprender a decir las cosas en el momento indicado, se decía así mismo mientras veía caer la tarde desde la cafetería, uno no puede esperar que las estrellas alumbren tu camino, sin embargo siento temblar mis piernas y las palabras se entrecortan. Porque era de los tipos que piden un café espresso y luego dejarlo enfriar por el placer de observar a los demás, como si se le divirtiera de alguna forma la rutina que sucedía alrededor de él, rutina de la cual también el era parte: Sentarse a la salida del trabajo, dejar el morral colgado del lado izquierdo de la silla y pedir una taza de café con una tarta de manzana, mientras jugaba con las servilletas escribiendo haikus y pequeñas frases que luego sería aviones; aviones que luego ametrallarían paracaidistas invisibles en medio de la inmensidad de sus tardes vacías.

Puede que su mundo se halla derrumbado súbitamente cuando la conoció: Estaba sentada en su mesa, esperando como él a que termine la tarde. No dijo nada y se sentó junto a ella, tratando de mirarla cada vez que sonreía.Esta vez no pidió nada, cogió la servilleta más próxima y escribió sucintamente, luego hizo señas al dueño para darle algunas indicaciones y se retiro.

Al cabo de un rato  pidió la cuenta, solo para sorprenderse que había sido pagada por el desconocido que se sentó junto a ella, luego el camarero le entrego la nota,  lo leyó y pronto la guardo en su cartera.  ¿Es algún conocido suyo? inquirió el camarero, ella atinó a sonreír, luego pregunto ¿Siempre viene por este lugar?. Cada día, en el mismo lugar,  aunque la hora varía. Entonces-ella agregó- ¿es posible que halla alterado el orden de las cosas?. El camarero solo respondió: Eso depende del cristal con el que se observe.

Saco de su cartera un lapicero y escribió en la servilleta: “El olvido es un hermoso lugar lleno de recuerdos” y la dejo en el mismo sitio

Ha pasado tanto tiempo desde aquel suceso y aún ella guarda la esperanza de volver a verlo, aunque no sepa su nombre ni recuerde su faz; y cada vez que se sienta en la misma mesa busca delicadamente (o acaso deliberadamente) entre las servilletas su respuesta, pues quiere creer  que el mensaje llego. El había escrito ese día:”Mas vale una sonrisa triste que estar triste y no sonreír. Es tiempo de florecer”.

Imagen

Yo twiteo o twiteaba

Error: Twitter no responde. Por favor, espera unos minutos y actualiza esta página.

Los dias pasan

marzo 2013
L M X J V S D
« Nov    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Páginas

  • 154,356 Visitas

Top Clicks

  • Ninguna

Mundo disperso

cualquier colaboracion o historia para mejorar este especio mandemenla a este correo shorer530@hotmail.com

Xanky